La pobreza salarial alcanza al 13% personas trabajadoras de Castilla y León

    CCOO de Castilla y León, con motivo de la conmemoración en este mes de octubre del Día Internacional por el Trabajo Decente y el Día para la Erradicación de la Pobreza, presentó durante la mañana de ayer jueves día 17 de octubre, en nuestra sede de Zamora, el informe sobre “La situación de la pobreza en Castilla y León”, elaborado por nuestro Gabinete Técnico.

    18/10/2019.

    Las conclusiones ante la situación que reflejan los indicadores y medidores en nuestra Comunidad preocupante, según han indicado Inmaculada de Pablo Arranz, secretaria de Política Social y Vivienda de CCOO-CyL, Manuel Prieto Velázquez, secretario general de CCOO de Zamora, y Elsa Caballero Sancho, adjunta a la Secretaría de Política Social y Vivienda.

    Ante esa situación el sindicato plantea que “Es necesario promover cambios laborales para dignificar el trabajo y evitar así situaciones de exclusión social. Para ello, reclamamos la reducción de la contratación temporal injustificada y la parcial no deseada, avanzar en la mejora de los salarios en los convenios colectivos y reforzar la negociación colectiva. Al mismo tiempo, elevar el IPREM y agilizar la tramitación de las ayudas y medidas de la Red de Protección, de la Renta Garantizada de Ciudadanía y de acceso a una vivienda”, y así lo han ratificado nuestras compañeras en el transcurso de la rueda de prensa.

    Una de las conclusiones que se destacan en este informe es que la pobreza salarial alcanza ya 13% de las personas trabajadoras de Castilla y León, lo que significa que no llegan a los 8.870 euros al año, y ello implica dificultades para cubrir las necesidades básicas. Además, este problema se acrecienta en la juventud pues soportan tasas de desempleo más elevadas, y mayor precariedad laboral (el 52,3% en menores de 30 años frente al 24,5% de la tasa general). Nuestro sindicato ha puesto sobre la mesa la estrecha relación de dos conceptos como son la pobreza salarial y la exclusión, un binomio que requiere un tratamiento conjunto, pues reducir las situaciones de pobreza salarial mediante un trabajo digno, traería consigo la reducción de personas en riesgo de exclusión social.

    Cada vez hay más pobres asalariados

    “Tener un empleo ya no te excluye de ser pobre. Los contratos parciales y temporales están elevando el número de personas inmersas en esta tesitura en nuestra Comunidad”, ha señalado Manuel Prieto.

    Se trata de los “pobres asalariados”, ciudadanas y ciudadanos que cobran anualidades por debajo de los 8.870 euros y que, técnicamente, a pesar de tener un empleo retribuido, están por debajo de los umbrales que marcan el riesgo de pobreza monetaria y por tanto, en riesgo de exclusión social.

    La crítica de Comisiones Obreras tiene su justificación en la calidad del trabajo. “El abuso de los tipos de contratación precarios lleva aparejado unos salarios bajos que traen consigo dificultades para mantener una vida digna: acceder a una vivienda, mantener las condiciones adecuadas y salubres en ellas o hacer un proyecto de vida independiente”, denuncia Inmaculada de Pablo, de la organización sindical.

    Para corroborarlo, una serie de datos. “El 16,9% de los trabajadores y las trabajadoras tienen un contrato parcial y el 24,5% ha firmado un contrato temporal”, añade la representante. La situación se agrava en cuanto el foco se pone encima de los jóvenes, quienes sufren cotas de desempleo de casi un 50%, más altas que en el conjunto de la población trabajadora. “Además, su salario se queda en el 82% del salario medio”, comenta De Pablo.

    Atendiendo única y exclusivamente a los menores de 18 años, la situación, aunque mejora respecto al año anterior, mantiene cotas más elevadas que la media general: el 24,5%, según los datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, están en situación de pobreza frente al 16,1%.

    Importantes diferencias salariales en la Comunidad, con diferencias de hasta un 20%.

    El informe pone de manifiesto que existen importantes diferencias interterritoriales. Por ejemplo, en Burgos y Valladolid tienen las retribuciones más altas, con unos 20.300 euros anuales, cinco mil euros más que en la más baja. Mientras en el escalafón más bajo se encuentran Ávila (16.348 euros) y Zamora (16.225 euros).

    La provincia de Zamora, donde se presentó el informe, es la que mantiene salarios los más bajos de toda Castilla y León: los zamoranos y zamoranas perciben, anualmente, unas retribuciones por valor de 16.225 euros, lo que significa 2.500 euros menos que la media regional, que se encuentra en 18.783. En ello tiene influencia también los sectores de actividad y se apunta a la necesidad de avanzar en la mejora salarial que se viene produciendo en los convenios colectivos para reducir la brecha entre provincias.

    Por esta situación, desde Comisiones Obreras proponemos potenciar la negociación colectiva para continuar con la mejora sostenida de los salarios, además de demandar la generalización de un salario mínimo de convenio de 14.000 euros, de manera que se favorezca la recuperación del poder adquisitivo perdido por la devaluación salarial registrada a lo largo de los últimos años.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.