CCOO realizará una asamblea autonómica de personas delegadas para impulsar una transición justa frente al cambio climático

    Comisiones Obreras de Castilla y León va a organizar el próximo jueves día 19 de septiembre una asamblea autonómica para personas delegadas de nuestra organización de cara a abordar la postura sindical ante el reto de la crisis climática. La cita tendrá lugar durante la mañana de ese día (de 11:00 a 13:00 horas) en el salón de actos, sala “Julián Ariza”, ubicada en la quinta planta de nuestra sede en Valladolid.

    16/09/2019.
    Asamblea regional delegados/as.

    Asamblea regional delegados/as.

    Abrirá la misma nuestro secretario general, Vicente Andrés, que será el encargado de inaugurarlo y dar paso al Secretario Confederal de Medio Ambiente y Movilidad, Mariano Sanz Lubeiro. Él será el responsable de presentar la campaña “Impulsa la Transición” a través de la que CCOO se ha sumado a la iniciativa lanzada desde la Confederación Sindical Internacional de “Acción Medioambiental en los centros de trabajo”. Posteriormente tendrá lugar una mesa redonda moderada por Cristina de la Torre Sanz, secretaria de Migraciones y Medio Ambiente de CCOO-CyL, en la que participarán las federaciones para tener una visión panorámica sobre la repercusión del cambio climático en los trabajadores y trabajadoras de todos los sectores.

    Desde CCOO hace años que se lleva trabajando en esta línea. Un ejemplo de ello es el Acuerdo firmado en el seno del Diálogo Social para promover una transición justa frente al cambio climático, o el reciente Plan de Sostenibilidad de CCOO Castilla y León aprobado en el Consejo de junio de 2019.

    Este mes hay movilizaciones para reclamar la declaración el estado de “emergencia climática” en todo el mundo y exigir que los distintos Estados del mundo aborden políticas de reducción y mitigación de las consecuencias del innegable cambio climático.

    Los sindicatos no podemos mantenernos al margen. Las distintas políticas que necesariamente tendrán que emprender los gobiernos suponen una descarbonización de la economía (disminución de las emisiones de CO2 generadas) y una reducción de la dependencia de los combustibles fósiles. Son necesarios nuevos patrones de energía, nuevos modelos comerciales, economía circular, nuevas formas de producción y de consumo.

    Los efectos positivos de la transición hacia un modelo económico, social y medioambientalmente sostenible serán evidentes en la mejora de la calidad ambiental, del aire y del agua fundamentalmente, de los ecosistemas y de nuestra propia salud. Y puede ser una oportunidad para generar empleo y reforzar la investigación e innovación tecnológica. Tendremos que estar pendientes de que los nuevos empleos sean de calidad y eso requiere estabilidad política y no bandazos como los que se han estado dando en política energética en el último decenio.

    La remodelación del modelo de producción y del trabajo también tiene consigo un riesgo de destrucción de empleo, sustitución de ocupaciones, nuevas competencias… Por ello es necesario anticiparse a las tendencias y al impacto que tenga en los y las trabajadoras. El propio Acuerdo de París que marca la hoja de ruta en los objetivos de reducción de emisiones invita a “tener en cuenta los imperativos de una transición justa de la fuerza de trabajo”.

    Una transición justa tal como la defendemos supone que los sindicatos participemos de la gobernanza climática, que haya formación y competencias y que se garantice la protección social para las y los trabajadores de sectores en riesgo.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.