La falta de Gobierno, la inestabilidad política y la ausencia de presupuestos dilapidan el crecimiento económico y la bajada del paro

    “La falta de gobierno, la inestabilidad política, la ausencia de presupuestos nuevos estatales y regionales, junto a los problemas e incertidumbres del exterior, están dilapidando el crecimiento económico y la reducción del desempleo, sin haber cambiado ningún aspecto clave de la reforma laboral”, estas palabras de Saturnino Fernández de Pedro, secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de Comisiones Obreras de Castilla y León ante los últimos datos del paro registrado, afiliación a la Seguridad Social y contratación correspondientes al pasado mes de agosto son harto elocuentes.

    03/09/2019.
    Trabajadora recolectando pimientos.

    Trabajadora recolectando pimientos.

    Para apostillar que “estos registros son muy pobres, y no responden al actual crecimiento económico de Castilla y León ni del conjunto del Estado. Al igual que en los meses pasados, los resultados de agosto son decepcionantes e insuficientes. Seguimos afirmando que hace falta un Gobierno estable y de izquierdas, que aproveche el crecimiento económico, que apruebe unos nuevos presupuestos para el 2020 y que cambie las normativas sobre contratación y de la negociación colectiva”, ratifica.

    Las seis personas menos en el paro es un dato insignificante para la cifra de desempleo total y, sin embargo, el dato importante de este mes en nuestra Comunidad es la disminución importante de las personas afiliadas a la Seguridad Social, que ha sido de 3.500 personas. Son datos similares a años anteriores, pero con unos meses previos con un comportamiento muy inferior a dichos años. Son, en todo caso, mejores datos en ambos casos que los del conjunto nacional, más 54.371 parados y una reducción muy importante de personas afiliadas (212.000 menos), que son datos muy preocupantes, claramente insuficientes y que irán empeorando en el los próximos meses.

    En Castilla y León el paro registrado se estanca en la muy alta cifra de 132.000 personas, y la tasa de paro registrado está en torno al 11,8%. La afiliación total en nuestra Comunidad es de 935.442 personas. El aumento del paro en España sitúa la cifra en 3.065.804 personas paradas registradas en las oficinas de empleo. La tasa de paro registrado se sitúa en 13,7% en el conjunto de España. El dato de afiliación en España supone una reducción significativa, situando el total en 19.320.227. En términos interanuales se sigue perdiendo fuerza en los buenos datos de las dos magnitudes y en los dos ámbitos territoriales.

    El paro registrado desciende en nuestra Comunidad en 9.176 personas y en España en 113.264, perdiendo fuerza de forma clara en los dos ámbitos respecto a ejercicios anteriores.

    En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social en Castilla y León, hay 12.058 afiliados más que hace un año y en España hay 480.413 personas más.

    Por provincias el paro aumenta significativamente en Burgos (450) y Salamanca (220), y en León se reduce en 529. La afiliación baja significativamente en Valladolid y Burgos.

    Los contratos que se realizan son temporales en su inmensa mayoría: el 93.7% del total. Los indefinidos fueron 4.872, suponiendo el 6,3% del total (en España suponen el 8,1%); además, en este mes de agosto el 33,8% del total de los contratos lo son a tiempo parcial, subiendo más de dos puntos. Esto supone que uno de cada tres contratos que se han registrado ha sido a tiempo parcial. En cifras absolutas y porcentajes, en Castilla y León (197.400, un 24,5%) y España (4.399.800, un 26.9%), uno de cada cuatro trabajadores asalariados tiene contrato temporal; y casi uno de cada cinco asalariados lo es a tiempo parcial (aproximadamente 153.400, un 15.5% y 2.951.000, un 14,9% del total, respectivamente) según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

    Las personas desempleadas perceptoras de prestaciones son 71.579 en nuestra Comunidad, por tanto, hay aproximadamente 60.400 personas inscritas que no perciben ningún tipo de prestaciones de desempleo, y en España esta cifra se cerca a 1.181.300 individuos. La tasa de cobertura continúa siendo muy baja en nuestra Comunidad, y las personas que perciben significan el 60,5% del total, y en España la tasa de cobertura es del 66,1%, aumentando en ambos casos como consecuencia de la finalización de los contratos temporales del periodo estival.

    Demandas al Gobierno de España, de la Junta y a la patronal Cecale

    En primer lugar, le demandamos al Gobierno de España, que se debe formar ahora en septiembre, las siguientes cuestiones:

    * Elaboración y aprobación de unos nuevos presupuestos para el 2020 y la “derogación” de la reforma laboral, además de la construcción de unas nuevas relaciones laborales que dignifiquen el contrato de trabajo, que potencie la negociación colectiva y la mejora sostenida de los salarios, así como un acuerdo sobre las pensiones y su futuro en el marco del Pacto de Toledo.

    * La definitiva tramitación, ahora se ha aprobado una nueva actuación en Cortes, por ley, de una “Renta Mínima de Inserción”, que venga a proteger a las personas y a las familias en las que no se tiene empleo ni ingresos, y que debe ser complementaria con las prestaciones autonómicas, como es el caso de la Renta Garantizada de Ciudadanía en Castilla y León.

    * Una mejora sustancial de las normativas sobre protección al desempleo (nivel contributivo, subsidios, etc.), así como una mejora sustancial del IPREM, que debería acompañarse de una reestructuración dentro del sistema de protección de las ayudas (RAI, Prepara, PAE, SED) que permita mayor protección de las personas.

    * La modificación de las normativas sobre contratación, apostando por la contratación indefinida, la causalidad en la contratación temporal, modificando claramente el contrato a tiempo parcial y el contrato de formación, entre otros, y combatiendo el fraude en la contratación temporal. Desarrollo consensuado del plan de choque, para que sea efectivo, de lucha contra el desempleo de larga y muy larga duración.

    * Una reforma fiscal progresiva, se hace necesaria, y debe permitir obtener más ingresos para recuperar la inversión productiva de las administraciones y aumentar los niveles de protección social.

    En segundo término, reclamamos al nuevo Gobierno de la Junta de Castilla y León en este ámbito las siguientes cuestiones:

    La aprobación de unos nuevos presupuestos para el 2020, que permitan el impulso de nuevas políticas económicas y sociales, y que dinamicen el crecimiento y el empleo. La puesta en marcha completa de todos los programas y líneas contenidas en las materias firmadas el pasado 30 de enero: Plan Anual de Políticas de Empleo Papecyl 2019, Acuerdo Especial de Refuerzo de las Políticas de Empleabilidad de la Juventud, Acuerdo de revisión del III Acuerdo Marco de Competitividad e Innovación Industrial, Acuerdo mesa de Energía y el Acuerdo ASACL-SERLA, así como el cumplimiento de todos los acuerdos vigentes (21) del Diálogo Social en las diferentes materias económicas, de empleo y relaciones laborales, y políticas sociales.

    Por último, a la patronal autonómica Cecale le instamos a que cumpla con los compromisos del IV Acuerdo Marco para el Empleo y Negociación Colectiva que permita llegar al año 2020 con un salario mínimo en convenio de 14.000 euros al año, con subidas anuales que tiene que estar en torno al 3%, así como compromisos claros en torno a la igualdad y la formación en la negociación colectiva, y cumplir en su ámbito, sin trampas, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) así como con el registro horario.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.