CCOO demanda a la Junta una política forestal más comprometida para frenar el azote de los incendios

    Los incendios forestales de este año están azotando con gran intensidad a la comunidad autónoma de Castilla y León. Las provincias del sur, Segovia y Ávila principalmente, son las que están padeciendo con una mayor virulencia esta lacra que se repite con más o menos intensidad todos los periodos estivales. Las condiciones de extrema sequía y tormentas secas han contribuido a que los incendios adquieran grades proporciones, dada la gran cantidad de combustible forestal acumulado durante décadas de abandono de actividades silvopastorales y tratamientos silvícolas. Por todo ello, desde CCOO de León exigimos a la Junta una política forestal más acorde a las necesidades de esta tierra y más comprometida para poner coto a este gran problema que son los incendios.

    21/08/2019.
    Foto Ical.

    Foto Ical.

    Es cierto que los delitos o faltas que se cometan en el uso indebido del fuego han de ser perseguidas y castigadas. Los agentes medioambientales que forman las brigadas de investigación de incendios forestales (BIIF), realizan informes periciales de gran calidad técnica para determinar las causas, puntos de inicio y recabar pruebas del origen de los incendios, en una labor frecuentemente ninguneada y que se pone a disposición de la administración y de los órganos judiciales pertinentes. Sin embargo, sea el inicio del fuego por rayo, negligencia o intencionado, los factores que van a determinar que el incendio forestal adquiera grandes proporciones o no son la capacidad del operativo de extinción, la disponibilidad de combustible forestal listo para arder, y las condiciones meteorológicas.

    “En cuanto a las condiciones meteorológicas, observamos cómo van incidiendo cada vez más negativamente en el estrés hídrico de la vegetación, pero sería objeto de un debate diferente a este. Sin embargo, en cuanto a la disponibilidad de combustible, sí tenemos la posibilidad de influir directamente desde las actuaciones de la administración forestal de la Junta. Medidas como la potenciación del sector primario y del consumo local, tan necesarias, exceden en parte la capacidad de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, pero contar con un plan de choque de tratamientos silvícolas y mantenimiento de infraestructuras forestales, a medio plazo, sí entra dentro del ámbito de sus competencias. Así como la elaboración de una Ley contra Incendios que englobe tanto la regulación del uso del fuego, la prevención del mismo en todo el territorio y el adecuado dimensionamiento y organización de un operativo de incendios público, y con una vigencia permanente durante todo el año”, señala Ricardo Fernández García, responsable medio ambiente del sector autonómico de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras de Castilla y León. Para añadir que “tal vez recurrir las sentencias que una tras otra van tumbando las diferentes normativas que sobre la caza va publicando la Consejería, o la obsesión productivista, a mayor gloria de las empresas madereras, le impidan dedicar tiempo y recursos al problema más grave que tiene el medio ambiente de la Comunidad, como son los incendios forestales”.

    Los operativos de extinción de incendios trabajan en unas condiciones lamentables

    En lo tocante al operativo de extinción de incendios de la Junta, desde CCOO seguiremos denunciando las lamentables condiciones que el famoso sistema mixto de extinción de incendios impone a sus trabajadores y trabajadoras. Hemos comprobado en la extinción de incendios del sur de la Comunidad, una vez más, las enormes diferencias laborales del personal del Ministerio de Defensa (UME) o del de Agricultura (BRIF), o el de otras comunidades con respecto al nuestro.

    “En todos esos casos la fijeza laboral y la profesionalización de todos sus componentes es la norma habitual.Los trabajadores y las trabajadoras de la Junta son todo lo contrario en gran parte de estos operativos: precariedad en el empleo, condiciones económicas paupérrimas, falta de un recorrido de formación continua, negativa a negociar un nuevo decreto de incendios o revisión del Infocal, cerrazón en cuanto a la creación de la categoría de bombero forestal… En fin, no parece que la Junta tenga mucho interés en profesionalizar al colectivo de prevención y extinción de incendios, requisito que consideramos imprescindible para, junto a las medidas más arriba citadas, enfrentarnos con algunas garantías al enorme problema que los incendios forestales crean en nuestro medio ambiente año tras año. Pese a todos estos inconvenientes, desde CCOO continuaremos luchando para poder conseguir estos objetivos”, ratifica Fernández García.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.