CCOO exige un cambio de mentalidad en el empresariado sobre los Planes de Igualdad

    Comisiones Obreras ha exigido un cambio de mentalidad en el empresariado de Castilla y León para permitir la implantación en las empresas de los Planes de Igualdad. Su generalización será obligatoria para todas las empresas de más de 50 trabajadores y trabajadoras en 2022, pero también lo es, desde 2007, para las que tienen plantillas más de 250 personas y sin embargo sólo el 47% lo cumplen. La secretaria de Mujer y Políticas de Igualdad de CCOO Castilla y León, Yolanda Martín, ha explicado que “las empresas prefieren pagar las sanciones, que son muy bajas, antes que realizar los planes”.

    30/07/2019.
    Planes de Igualdad

    Planes de Igualdad

    El sindicato ha elaborado una sencilla guía para explicar las novedades normativas que ha introducido el Gobierno en 2019 en la Ley de Igualdad, respecto de los Planes de Igualdad. En primer lugar ha establecido una implantación progresiva de la obligación de contar con un Plan de Igualdad. Así, el 7 de marzo de 2020 deberán contar con uno las empresas de más de 150 trabajadores y trabajadoras, el 7 de marzo de 2021, las de más de 100 personas en plantilla y el 7 de marzo de 2022 las que cuenten con más de 50. En total serán 848 empresas en Castilla y León, incluidas las Administraciones Públicas, de las que, sólo el 4,73%, cuentan actualmente con estos Planes que tratan de diagnosticar los problemas de igualdad entre hombres y mujeres en los centros de trabajo y de establecer medidas para que esta igualdad sea un hecho.

    Medidas negociadas

    Otra de las novedades del reciente Decreto del Gobierno, emanado de uno de los viernes sociales, es que, tanto el diagnóstico como las medidas que se propongan, deben ser negociadas con la representación legal de los trabajadores y trabajadoras. En opinión del secretario de Acción Sindical de CCOO Castilla y León, Fernando Fraile, “los avances que se han producido en el Real Decreto Ley para garantizar la Igualdad de trato y oportunidades en el empleo y la ocupación son positivos, pero no serán suficientes para conseguir el objetivo”. Los obstáculos son, por un lado, la estructura del tejido empresarial de nuestra Comunidad que está formada por pequeñas y muy pequeñas empresas, así como microempresas. También porque “la Reforma Laboral ha dificultado cualquier intento de negociación, al dar preponderancia a las posiciones de las empresas” por lo que exigió la derogación de los aspectos más lesivos de las últimas Reformas Laborales. El tercer aspecto que dificulta la igualdad es, en su opinión, la falta de conciencia empresarial. Hay que tener en cuenta que la discriminación laboral se da en las empresas por lo que Fernando Fraile recordó a los empresarios y empresarias que “está de su mano avanzar de una manera decidida hacia la igualdad efectiva entre mujeres y hombres”.

    Registro obligatorio

    Yolanda Martín ha explicado otra de las nuevas obligaciones empresariales, que responde a una demanda sindical, en relación con los Planes de Igualdad: su registro obligatorio. Hasta el pasado 1 de marzo no era preceptivo y eso impedía conocer el número de los Planes que se establecían. Sin embargo, a esta medida le faltaría obligar a que pasen un control de legalidad que establezca su adaptación a la normativa. Yolanda Martín ha explicado que algunos planes son “meras declaraciones de intenciones”. El decreto del Gobierno ha acotado también esta posibilidad exigiendo que las medidas de los Planes de Igualdad sean evaluables lo que ayudará a la comisión de igualdad que debe crearse en cada centro de trabajo a hacer el seguimiento y evaluación de su respectivo Plan. Además habrá materias obligatorias que deben figurar en los diagnósticos como los procesos de selección y contratación, la clasificación profesional, la promoción profesional o el registro salarial, entre otras cuestiones.

    Planes en 1.000 empresas

    La técnica de la secretaría de Mujer y Políticas de Igualdad de CCOO Castilla y León, Elena Pinilla, ha estimado que hay 1.000 empresas en Castilla y León que deberán negociar obligatoriamente un Plan de Igualdad de aquí a 2022. El sindicato colabora con las delegadas y delegados de las empresas para la negociación de estos Planes desde que, en 2007, se aprobó la Ley de Igualdad, lo que no ha impedido que la mayoría de las que estaban obligadas se hayan sacudido esta responsabilidad. Por eso, el secretario de Acción Sindical, Fernando Fraile, ha exigido que la Inspección de Trabajo persiga a las empresas que no cumplan la normativa y que las sanciones sean realmente disuasorias.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.