“Riders”: trabajar entre 15 y 18 horas diarias para lograr el SMI, y sin ningún derecho

    ¡Basta ya ante una nueva forma de esclavitud encubierta! Así de claros se han mostradoMarcos Gutiérrez Benito, secretario general de CCOO Servicios-CyL, y Raúl N. García Agudo, responsable de CCOO Servicios-Valladolid, en el transcurso de la rueda de prensa que han llevado a cabo durante la mañana de hoy jueves día 11 de julio en nuestra sede de la capital vallisoletana para denunciar la grave situación que padecen los denominados “riders” (repartidores). “Han de trabajar entre 15 y 18 horas diarias, unos 300 pedidos al mes, para poder alcanzar el salario mínimo interprofesional (SMI, 900€ brutos/mes). Estar a la entera disposición de la empresa que les brinda este trabajo, sin ninguna relación laboral, sin ningún derecho, y encima, poniendo absolutamente todo (vehículo, móvil, dados de alta como autónomos…) estas personas trabajadoras”, remarca Marcos Gutiérrez.

    11/07/2019.

    Ante esta tesitura, el responsable de CCOO Servicios-CyL demanda que estos empleados de la economía de plataformas, tales como Glovo, Deliveroo, Uber-Eat… tengan cuanto antes el reconocimiento de su relación laboral con estas empresas. “Hay elementos más que de sobra para que dejen de ser falsos trabajadores autónomos y sean considerados como trabajadores por cuenta ajena. Esta nueva manera de trabajo se ha convertido en la forma de esclavitud del siglo XXI. Todo esto hay revertirlo y frenarlo para que esta manera de trabajar no se extienda a otros sectores”.

    En aras a poder alcanzar este objetivo, dirigentes de CCOO Servicios se reunirán el próximo martes día 16 de julio con la Dirección Regional de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social con sede en Valladolid para buscar una solución a este problema, “y que en la actualidad afecta en la Comunidad a unas 3.000 personas, menos de los que están activos. En lo que a Valladolid se refiere, con unos 500, de los que operan en torno a 200 en el caso de Glovo y “muchísimos menos” en el caso de Deliveroo. Básicamente actúan en Valladolid, Burgos, León, Salamanca y Soria. Son datos estimados, puesto que la opacidad en estas empresas es marca de la casa. Con este paso pretendemos iniciar un proceso para el reconocimiento colectivo de estas personas trabajadoras como trabajadoras por cuenta ajena”, remarca Gutiérrez.

    Para que en el momento de que se produzca este reconocimiento administrativo este colectivo no se quede desamparado, CCOO ya ha anunciado su intención de abrir los convenios colectivos de hostelería de cada una de las provincias de la Comunidad para que los trabajadores y las trabajadoras de estas plataformas puedan ser incluidos en ellos. Esto es fruto de las negociaciones que han propiciado el Acuerdo Marco Estatal de Hostelería. Estas empresas están alcanzando importantes cifras de negocio “a costa de quitar derechos laborales a los trabajadores”, declaró el secretario general de Servicios de CCOO en Castilla y León, Marcos Gutiérrez, quien hizo un llamamiento también a la concienciación social porque la comodidad de las nuevas tecnologías se ofrece “a costa de eliminar los derechos de estos trabajadores y trabajadoras”, ha insistido.

    El perfil tipo de este colectivo en la provincia de Valladolid, basado en el conjunto de operarios que opera para Glovo y Deliveroo, es el siguiente: mayoritariamente masculino; preferentemente jóvenes, aunque también hay alguno con más de 50 años; e inmigrantes. “Además, ellos antes de empezar a trabajar deben adelantar unos 100€. Tienen que tener disponibilidad horaria, contar con un seguro mensual de tres euros, además de que cualquier multa o sanción corre de su cuenta. Y si encima de sufrir unas condiciones infames, a todo ello hay que añadir la falta de sensibilidad y de consideración de la población hacia ellos. Estas personas son la cara de las empresas explotadoras, y aunque en la mayor parte de las ocasiones ellas no son las responsables de los retrasos, son las que se llevan los reproches de la ciudadanía”, afirma Raúl García.

    Nuestro compañero ha hecho hincapié en el dato de que muy pocos son los que consiguen la máxima puntuación por parte de la aplicación informática de la empresa que otorga los pedidos para poder llegar al SMI. “Todo ello está en función de la atención que se haya hecho de los pedidos asignados en otras ocasiones, algo que genera competencia y conflictos entre los propios trabajadores. Resultado, un incremento de tensión laboral y muchos accidentes y conflictos constantes en el desempeño de su cometido”.

    Mañana viernes 12 de julio, a las 13:00 horas, concentración Acera Recoletos

    La precariedad más rutilante está más que presente entre este colectivo de repartidores, de ahí la necesidad de hacer visible este problema. Ambos compañeros insistieron en la necesidad de poner el foco en ellos. Ante esta realidad CCOO ha convocado para mañana viernes día 12 de julio, a las 13:00 horas, una concentración en la Acera de Recoletos, 4 de la capital vallisoletana. “Vamos a aprovechar este acto para reivindicar la regulación de estas personas trabajadoras. En el transcurso de la misma llevaremos a cabo una performance para ilustrar esta nueva de esclavitud. Y hemos elegido esta zona por la sencilla razón de que desde los establecimientos allí ubicados salen continuamente estos repartidores a realizar su cometido profesional”, remarca el responsable de CCOO Servicios de Valladolid.

    Además de ellos dos, también estarán presentes allí el responsable confederal de Juventud en CCOO, Carlos Gutiérrez, la secretaria de Juventud y Salud Laboral de CCOO-CyL, Sheila Mateo, “y es muy probable que también se sume al acto reivindicativo nuestro secretario regional, Vicente Andrés”, subraya Raúl García.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.