CCOO denuncia que el incremento de jornada en Sacyl ha disparado el gasto en materia de personal

    Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (FSS-CCOO CyL), ha dejado bien claro esta mañana que el incremento de jornada laboral en el ámbito del Sistema Público de Salud de Castilla y León desde 2012 hasta 2016 solo ha servido para disparar el gasto en materia de personal. De un presunto ahorro de 14 millones de euros, según las propias palabras del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ‘la realidad demuestra que ha habido un desfase de más de 92 millones de euros’, ha señalado Ana Rosa Arribas, secretaria general de la FSS-CCOO CyL. Junta a ella han estado en la rueda de prensa celebrada en nuestra sede de Valladolid Verónica Domínguez Hevia, secretaria de Salud Laboral de la FSS-CCOO CyL, y Nieves Noriega León, secretaria de Organización de la FSS-CCOO CyL.

    01/12/2017.
    CCOO denuncia que el incremento de jornada en Sacyl ha disparado el gasto en materia de personal

    CCOO denuncia que el incremento de jornada en Sacyl ha disparado el gasto en materia de personal

    Las medidas que estableció la Ley 1/2012, de 28 de Febrero, de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras, fueron para responder a la necesidad de procurar, mediante normas que afectan a ingresos y gastos, una eficaz consecución de los objetivos de estabilidad presupuestaria, aceleración en la reducción del déficit y sostenibilidad fiscal, aprovechando al máximo los numerosos recursos de los que dispone la Administración Autonómica. La medida fundamental de la norma se centra en la revisión de la jornada de trabajo, que pasó a incrementarse de 35 horas a 37,5 horas, y un mayor control del absentismo laboral.

    A partir del año 2013 comienza el aumento de gastos de personal en la Gerencia Regional de Salud, tal y como se desprende de los datos obtenidos de las cuentas anuales de los organismos y entidades del Sector Público de la Comunidad Autónoma de Castilla y León (Tomo 5, Gerencia Regional de Salud). En 2012 no hubo desfase. En 2013 el desajuste fue de más de 118.000 euros. El desfase llegó a los 31,6 millones de euros en 2014. En 2015 también fue importante, casi 30 millones de euros. Y en el último año, 2016, se disparó hasta casi los 38,5 millones de euros.

    ‘El incremento de jornada se muestra pues ineficaz para el ahorro en los gastos de personal. El gasto en retribuciones de personal del año 2016 es superior al del año 2012 y el diferencial respecto a ese mismo año (2012) de todo el periodo observado supone un aumento muy importante del gasto’, ha remarcado Ana Rosa Arribas.

    En cuanto al control sobre el absentismo laboral, podemos afirmar con los datos facilitados por la propia Gerencia Regional de Salud que un incremento muy importante en los índices de Siniestralidad Laboral a partir del año 2012 arrojan un número de jornadas perdidas de 200.818. Las jornadas perdidas del año 2016 suponen más del doble respecto al año 2012. Año donde aún no se había producido la aplicación del aumento de jornada: en 2012 hubo 25.744 días perdidos. En 2013 hubo 49.522. En 2014 hubo 45.691. En 2015 hubo 47.084. Y en 2016 hubo 58.521.

    De este estudio de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios se desprende que ‘no se ha producido una minoración en los gastos de personal. El absentismo laboral a causa de la siniestralidad laboral no sólo no se ha controlado, sino que ha llegado a duplicarse respecto al año anterior de la aplicación de las medidas. Y el incremento de jornada ha supuesto unos costes elevados, tanto tangibles como intangibles restando calidad a nuestro Sistema de Salud’, ha apuntado Verónica Domínguez.

    Los costes tangibles que se han producido en el seno de Sacyl durante este tiempo se centran en cinco apartados perfectamente diferenciados:

    Costes salariales de jornada efectivas no trabajadas, lo que supone el pago de las prestaciones económicas de los trabajadores y trabajadoras en procesos de incapacidad temporal (IT). Un coste importante son los complementos de IT que Sacyl está obligada a pagar y que suponen un 25% de la nómina de cada trabajador.Costes derivados de las prestaciones sanitarias y asistenciales.Costes de productividad como son los derivados de la contratación de sustitutos que generan una alta rotación del personal, lo que deriva en tener que dedicar un tiempo valioso en formación del personal de nueva incorporación.Pérdida de un incentivo a la prevención como es el bonus.Pago de prestaciones por incapacidad permanente, muerte, etc.

    En cuanto a los costes intangibles que se han producido en el seno de Sacyl durante este tiempo se centran en tres apartados perfectamente diferenciados:

    Daños a la imagen de la Sanidad Pública de Castilla y León.Disminución de la calidad en la atención al paciente: demora en la atención y aumento de las listas de espera.Empeoramiento del clima laboral en los centros de trabajo, por desmotivación de las y los trabajadores, mayores conflictos entre profesionales, etc.

    Negociar para reconducir la situación

    En este contexto, Nieves Noriega León ha propuesto una solución real para salir de este atolladero. ‘Hay que retomar el derecho a la negociación colectiva en el seno de la Sanidad pública de Castilla y León. Hay que volver a las 35 horas semanales para los/as profesionales sanitarios/as y así reducir estos desajustes presupuestarios’.

    Pero no solo eso, nuestra compañera ha señalado que en una circular interna de una Gerencia de Salud de Sacyl ha confirmado que ‘merced al alto número de bajas ya no disponen ni de pediatras ni de médicos de familia para poder cubrir estas ausencias. Esto es muy grave, y el origen hay que buscarlo en este exceso de horas’.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.