Comunicado de CCOO Soria en el Día Internacional de la Juventud

    Con motivo del Día Internacional de la Juventud, desde CCOO queremos poner el foco de atención en la relación directa que existe entre la precarización de las condiciones de trabajo y el riesgo de tener un accidente laboral. La inseguridad en el empleo, el acceso al mismo a través de modelos informales como son las prácticas no laborales y becas, la contratación de manera temporal, la infraocupación, la rotación, los bajos salarios, etc, condicionan el ejercicio pleno de los derechos laborales y, además, colocan a las personas jóvenes en una situación de auténtica desprotección.

    18/08/2017.

    Por ello, desde CCOO en el Día Internacional de la Juventud queremos animar a la juventud a que se una y se organice sindicalmente para defender sus derechosen el ámbito de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

    En el año 2016, según datos estatales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se produjeron 139.923 accidentes laborales con baja en jornada en personas menores de 35 años, de estas, el 55% correspondieron a contrataciones de carácter temporal y un 22,3% a contrataciones a tiempo parcial y fijo discontinuo.

    Por sectores, fue el de servicios, donde trabajan el porcentaje más alto de jóvenes, el que presentó un mayor índice de siniestralidad con baja y por tiempo de antigüedad en la empresa, el 41,05% correspondieron a personas que llevaban menos de un año trabajando en la empresa.

    En Castilla y León, se produjeron un total de 6.043 accidentes laborales con baja entre menores de 35 años, lo que supuso un 26,35% del total de los mismos.

    En términos relativos, aunque seguimos sin tener datos en el informe anual de Siniestralidad Laboral de Castilla y León de trabajadores desagregados por edad, utilizando datos de EPA podemos hacer un cálculo aproximado de tasas de incidencia de accidentes con baja en jornada de trabajo, que nos darían un resultado de 44,7 accidentes por cada mil trabajadores para menores de 25 años, mientras que el valor de esta tasa sería de 24,9 para trabajadores entre 25 y 55 años y de 15,6 para mayores de 55 años, lo que confirma, que las personas jóvenes continúan teniendo una mayor siniestralidad. El valor de esta tasa para trabajadores jóvenes se mantiene en unos valores muy parecidos en los últimos años, alcanzándose un máximo de 44,8 en 2012 y un mínimo de 43,2 en 2015, siendo el valor de 2016 de 44,7 accidentes por cada mil trabajadores.

    Para CCOO la seguridad y la salud en el trabajo de las personas jóvenes constituye una preocupación y por ello consideramos que es necesario adoptar medidas específicas en el terreno de la educación y la formación, al igual que en la práctica diaria del lugar de trabajo y en las políticas de empleo dirigidas a jóvenes:

    En el ámbito de los poderes públicos, el objetivo prioritario es la disminución de la temporalidad y la mejora de las condiciones de los trabajos a los que acceden las personas jóvenes. Consideramos que las políticas de empleo y las de prevención deben evolucionar de manera conjunta ya que no se puede mejorar las condiciones de trabajo y salud sin actuar sobre las diferentes maneras de precarizar el empleo.Se deberá promover el cumplimiento íntegro de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, reforzando la función de vigilancia y control a través de la inspección de trabajo, atendiendo de manera especial a los trabajadores más desfavorecidos.Se propiciará la participación de las organizaciones sindicales en los centros de trabajo y se deberá aumentar su capacidad de intervención en los colectivos y sectores más desprotegidos; atendiendo de manera especial aquellas situaciones donde no exista relación laboral como son las figuras del becario, las prácticas no laborales, el personal de investigación, etc, que no deberán ser utilizadas para precarizar el trabajo juvenil en detrimento de la salud.En las empresas, es necesario desarrollar programas de prevención adecuados a los riesgos específicos de los accidentes de trabajo. En caso de contratar de forma temporal, debe establecerse un protocolo de formación adecuado y un proceso de acogimiento. El nivel de protección en materia de seguridad y salud debe ser independiente del tipo de empleo que se tiene.La formación es una variable imprescindible, por ello, es importante programar una formación acertada, que tenga en cuenta los riesgos que se afrontan y que permita tener información acerca de los conocimientos, las habilidades y aptitudes de los trabajadores, aunque vayan cambiando de empresa o sector de actividad. Dotar de una mayor estabilidad a la contratación que se produce a través de las empresas de contratación temporal.

    #NoTeResignesOrganízate

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.