CCOO denuncia la elevada precariedad y los problemas de salud de los jóvenes

    ‘Desde Comisiones Obreras de Castilla y León (CCOO-CyL) queremos hacer un claro llamamiento a las personas jóvenes de esta Comunidad a que se unan y se organicen sindicalmente para la defensa de sus derechos laborales en las empresas y que exijan el cumplimiento estricto de lo que marca la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, puesto que su salud está en juego’. Más claras no han podido ser Sheila Mateos Canelo, secretaria de Salud Laboral y Juventud de CCOO-CyL, y Luzma Bártulos, coordinadora del Departamento de Juventud de CCOO-CyL en el transcurso de la rueda de prensa habida esta mañana en nuestra sede de la capital vallisoletana. Esta cita estaba motivada por la conmemoración del Día Internacional de la Juventud que tendrá lugar el próximo sábado día 12 de agosto. Es por ello que nuestro sindicato anima a las/os jóvenes de la región a dinamizar en las redes sociales el siguiente ‘grito de guerra’ contra esta grave y lamentable situación: #NoTeResignesOrganízate.

    10/08/2017.
    Diversos momentos de la rueda de prensa de esta mañana en nuestra sede de Valladolid.

    Diversos momentos de la rueda de prensa de esta mañana en nuestra sede de Valladolid.

    Con motivo de este Día, ambas compañeras han puesto el foco de atención en la relación directa que existe entre la precarización de las condiciones de trabajo y el riesgo de tener un accidente laboral. ‘La inseguridad en el empleo, el acceso al empleo a través de modelos informales como son las prácticas no laborales y las becas, la contratación de manera temporal, la infraocupación, la rotación, los bajos salarios, etc. son el pan nuestro de cada día entre este colectivo. Su acceso al empleo y su permanencia en el mismo condicionan el ejercicio pleno de los derechos laborales de estas personas y, además, les colocan en una situación de auténtica desprotección’, remarca Sheila Mateo.

    Un colectivo con altas tasas de accidentes

    Dice el sabio refranero popular castellano que a perro flaco todo son pulgas. Pues bien, a las/os jóvenes de esta tierra, como a los/as del resto del Estado, ‘les toca todo lo negativo’. Se trata de un sector de personas con una alta tasa de accidentes en sus precarios puestos de trabajo.

    Durante el año 2016, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se produjeron 139.923 accidentes laborales con baja en jornada laboral entre personas trabajadoras menores de 35 años, de estas, el 55% correspondieron a contrataciones de carácter temporal, y un 22,3% a contrataciones a tiempo parcial y fijo discontinuo.

    Por sectores, fue el de servicios, donde trabaja el porcentaje más alto de jóvenes, el que presentó un mayor índice de siniestralidad con baja. En relación con el tiempo de antigüedad en la empresa, el 41,05% de los mismos correspondieron a personas que llevaban menos de un año trabajando en la empresa. En Castilla y León se produjeron un total de 6.043 accidentes laborales con baja entre menores de 35 años, lo que supuso un 26,35% del total de los mismos.

    En términos relativos, aunque seguimos sin tener datos en el informe anual de Siniestrabilidad Laboral de Castilla y León de trabajadores/as desagregados por edades, en este mismo documento se utilizan datos de Encuesta de Población Activa (EPA) desde la que se hace un cálculo aproximado de tasas de incidencia de accidentes con baja en jornada de trabajo, que nos darían un resultado de 44,7 accidentes por cada mil trabajadores/as menores de 25 años, mientras que el valor de esta tasa sería de 24,9 para trabajadores/as entre 25 y 55 años y de 15,6 para mayores de 55 años, lo que confirma, que las personas jóvenes continúan teniendo una mayor siniestralidad que el resto.

    El valor de esta tasa para trabajadores/as jóvenes se mantiene en unos registros muy parecidos en los últimos años, alcanzándose un máximo de 44,8% en 2012 y un mínimo de 43,2% en 2015, siendo el valor de 2016 de 44,7% accidentes por cada mil trabajadores/as.

    ‘Es evidente la huella que está dejando la crisis, siendo la principal la relativa a la precariedad del trabajo. Nos quieren hacer ver que esto es lo normal. Nos estamos acostumbrando a escuchar a los jóvenes, cada vez más, decir que esto es lo que hay, lo que nos hace retroceder 40 años en el tiempo, teniendo que recuperar derechos que ya tenemos, como por ejemplo una jornada de trabajo de 8 horas, un salario digno o un contrato indefinido, una palabra que ha desaparecido del vocabulario juvenil’, remarca Luzma Bártulos.

    Propuestas de CCOO-CyL para combatir esta situación

    Para CCOO-CyL la seguridad y la salud en el trabajo de las personas jóvenes constituyen una preocupación, y por ello consideramos que es necesario adoptar medidas específicas en el terreno de la educación y la formación, al igual que en la práctica diaria del lugar de trabajo y en las políticas de empleo dirigidas a los/as jóvenes. Por ello, disponemos de una amplia batería de propuestas en cada una de las áreas aunque en el día de hoy queremos destacar principalmente las siguientes:

    En el ámbito de los poderes públicos, el objetivo prioritario es la disminución de la temporalidad y la mejora de las condiciones de los trabajos a los que acceden las personas jóvenes. Consideramos que las políticas de empleo y las de prevención deben evolucionar de manera conjunta ya que no se pueden mejorar las condiciones de trabajo y salud laboral sin actuar sobre las diferentes maneras de precarizar el empleo.Se deberá promover el cumplimiento íntegro de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, reforzando la función de vigilancia y control a través de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, atendiendo de manera especial a los/as trabajadores/as más desfavorecidos/as.Se propiciará la participación de las organizaciones sindicales en los centros de trabajo y se deberá aumentar su capacidad de intervención en los colectivos y sectores más desprotegidos; atendiendo de manera especial aquellas situaciones donde no exista relación laboral como son las figuras del becario, las prácticas no laborales, el personal de investigación, etc., que no deberán ser utilizadas para precarizar aún más el trabajo juvenil en detrimento de la salud.En las empresas es necesario desarrollar programas de prevención adecuados a los riesgos específicos de los accidentes de trabajo. En caso de contratar de forma temporal, debe establecerse un protocolo de formación adecuado y un proceso de acogimiento encaminado a evitar estas situaciones de riesgo. El nivel de protección en materia de seguridad y salud debe ser independiente del tipo de empleo que se tiene.La formación es una variable imprescindible, por ello es importante programarla de forma acertada, que tenga en cuenta los riesgos que se afrontan y que permita tener información acerca de los conocimientos, las habilidades y aptitudes de los/as trabajadores/as, aunque vayan cambiando de empresa o sector de actividad. Dotar de una mayor estabilidad a la contratación laboral que se produce a través de las empresas de contratación temporal (ETT).

    ‘Los jóvenes deben ser conscientes que el futuro de su salud va a depender, y dependerá, de la seguridad y la prevención de su puesto de trabajo en el día de hoy’, sostiene Sheila Mateos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.