CCOO presenta el estudio “Población segoviana de origen extranjero”

  • De todo este colectivo, solo las personas de origen latinoamericano sigue sin descender en la provincia segoviana
  • Se presentó la semana pasada en nuestra sede de la capital

Comisiones Obreras de Segovia ha presentado el estudio sobre “Población Segoviana de Origen Extranjero”, un exhaustivo documento sobre la situación social y especialmente laboral de un colectivo que en Segovia supone el 10,72% de la población, según los padrones municipales. Un total de 16.666 vecinos de Segovia son inmigrantes extranjeros, lo que sitúa a Segovia como la provincia de Castilla y León con mayor tasa de inmigración y por encima de la media nacional (10,1%).

21/11/2016.
Los compañeros de CCOO de Segovia durante la rueda de prensa.

Los compañeros de CCOO de Segovia durante la rueda de prensa.

Sin embargo, el número de inmigrantes va en declive. La cifra de 2016 supone un millar menos que el pasado año y cinco mil menos que en 2012, cuando en la provincia llegaron a estar empadronados 21.730 inmigrantes. El saldo entre los inmigrantes que se van y los que vienen es claramente negativo. En 2015 salieron de Segovia, básicamente con destino a otros países de la UE, 936 inmigrantes, en tanto que entraron 721, la mayoría procedentes de Honduras y El Salvador. “Es el dato más esperanzador, la inmigración centro americana sigue dando un saldo positivo”, explican los responsables del CITE de CCOO en Segovia y autores del informe. De Centroamérica y el Caribe proceden 2.250 ciudadanos segovianos.

Con todo, siguen siendo los marroquíes el colectivo inmigrante más importante de la provincia de Segovia, seguido de búlgaros y rumanos. Aunque ese dato también tiene una explicación. Los ciudadanos de países de la UE no tienen mayores problemas en mantener su nacionalidad, los procedentes de países iberoamericanos solo precisan dos años de residencia para iniciar la nacionalización, además, su conocimiento de la lengua y de la cultura les facilita “superar” el examen que se requiere para “ser español”, con lo que muchos desaparecen de la lista de extranjeros para convertirse en nacionales. En cambio, la inmigración africana y asiática precisa acreditar 10 años de residencia para tramitar la nacionalidad.

Así, entre 2013 y 2015 obtuvieron la ciudadanía española 1.271 extranjeros, de los que 264 eran marroquíes, en tanto 901 procedían de Iberoamérica, especialmente de Colombia, Ecuador, República Dominicana y Honduras.

Vitales para el medio rural

El perfil de los trabajadores y trabajadoras inmigrantes que siguen en Segovia apunta a menores de 40 años. La media de edad del inmigrante está 15 años por debajo de la del autóctono, siendo todavía más baja la media en lo concerniente a mujeres. Africanas y centroamericanas tienen una media de edad de 26 y 31 años respectivamente.

Son por tanto “balones de oxígeno” para el envejecido medio rural segoviano, pues casi las dos terceras partes viven fuera de Segovia capital y casi la mitad se desempeña en trabajos en el medio rural. Así hay localidades donde la demografía depende casi absolutamente de ellos. Es el caso de Riaza, donde el 30% de la población es de fuera; Chañe (38%) o Boceguillas (34%). Aunque el récord lo tiene Fuente el Olmo de Fuentidueña; de 176 habitantes censados, el 55% son inmigrantes, lo que convierte a la localidad en uno de los 189 municipios españoles donde más de la mitad del vecindario es inmigrante.

El mito de las prestaciones

El paro castiga especialmente al colectivo. El 34% de los casi 9.000 parados censados en Segovia es inmigrante. Algo que tiene su razón de ser en la mayor precariedad laboral en que se mueven y que están en edad de trabajar (población activa) en una mayor proporción que los segovianos “de sangre”. Así, el 74% de los inmigrantes son población activa, frente al 55% de los autóctonos. Ahora bien, esta mayor prevalencia en el paro -y contra determinados mitos- apenas tiene reflejo en las prestaciones sociales.

Según el estudio de Comisiones, el 13% de las ayudas por renta garantizada de ciudadanía son para inmigrantes en la provincia frente el 87% para autóctonos, o sea, en plena coherencia con el peso proporcional del colectivo en el mercado laboral local o, incluso, por debajo de lo que sería previsible considerando que ocupan los niveles más bajos de la escala laboral y, en general, carecen de la red asistencial familiar. Solo el 43% de los inmigrantes parados perciben algún tipo de prestación.

El 86% están en el régimen general de la Seguridad Social y un 9,7% cotizan como autónomos. En Segovia, los sectores con un mayor número de cotizantes son la Agricultura (1.441), hostelería (937) y comercio (696). El sector de la construcción, que supuso gran parte de la afiliación en los años previos a la crisis, ocupa el quinto lugar, por detrás del empleo del hogar, en el que trabajan 685 inmigrantes, en más de un 90% mujeres.

CCOO apunta algunas propuestas de actuación para conseguir que Segovia mejore su atractivo entre la población extranjera e invertir el actual saldo negativo. Entre otras, favorecer su asentamiento en el medio rural y mejorar su situación laboral, detectando situaciones de abuso de explotación laboral. También facilitando la obtención de la nacionalidad. “En Segovia no hay ningún centro homologado para desarrollar los exámenes de nacionalidad. La universidad o la cámara de Comercio podrían desempeñar ese papel”, sugieren en CCOO. Actualmente, para examinarse de españolidad hay que desplazarse a Ávila.

Documentación asociada
Documentación asociada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.